Ubicado en la hermosa región de Extremadura, el Valle del Alagón es un rincón paradisíaco que ha resistido el paso del tiempo. Rodeado de montañas imponentes y atravesado por el río Alagón, este valle es un testimonio de la simbiosis entre la naturaleza y la historia. En este enclave, «La Teja del Jerte» se sitúa en un punto estratégico para el turismo del norte de Cáceres (Plasencia, Hervás, Valle del Jerte, Valle del Ambroz, La Vera, Sierra de Gata, Las Hurdes, parque nacional de Monfrague…) o simplemente gozar de la tranquilidad de nuestro pueblo con la posibilidad de realizar rutas por la Dehesa Boyal o darse un refrescante baño en la piscina municipal inaugurada en 2021.

Aldehuela del Jerte

Patrimonio cultural

  • Iglesia parroquial católica del siglo XVII bajo la advocación de San Blas.

Fiestas patronales

  • San Blas, 3 y 4 de febrero.
  • San Antonio, 13 de junio.
  • Romería en honor a la Virgen de la Encina, una talla única de madera del siglo XVI.

Plasencia

Ciudad medieval con calles empedradas. Engloba un caso histórico con bellas iglesias y conventos. La Semana Santa es una de las más importantes de Extremadura.

El casco antiguo de Plasencia es un verdadero tesoro arquitectónico. Sus calles empedradas, plazas encantadoras y edificios históricos te transportarán a tiempos pasados. No te pierdas la majestuosa Catedral de Plasencia, una joya gótica que merece una visita detallada.

Parque Nacional de Monfragüe

El Parque Nacional de Monfragüe, ubicado en la provincia de Cáceres, es un verdadero santuario de vida silvestre. Sus 18,396 hectáreas albergan una rica diversidad de especies, algunas de las cuales son emblemáticas, como el águila imperial ibérica, el buitre negro y el buitre leonado. Los amantes de las aves quedan maravillados por la oportunidad de avistar estas majestuosas criaturas en su hábitat natural.

Si eres un apasionado del senderismo, Monfragüe es el lugar perfecto para ti. El parque ofrece una red de senderos bien marcados que te llevarán a través de paisajes espectaculares. Desde el Mirador del Castillo, podrás disfrutar de vistas panorámicas impresionantes del río Tajo y las formaciones rocosas únicas que adornan el horizonte

Las Hurdes

Las Hurdes, ubicadas al norte de Extremadura, te recibirán con una geografía única. Montañas, ríos y bosques se entrelazan para crear un escenario espectacular. Entre los parajes más destacados se encuentra el Valle de las Batuecas, donde la naturaleza se presenta en su máxima expresión.

Las Hurdes son un paraíso para los amantes del senderismo. El Parque Natural de Las Batuecas-Sierra de Francia ofrece rutas que te llevarán a través de bosques frondosos y cascadas impresionantes. El sendero de la Cascada de Despeñaperros es una experiencia imperdible.

En la imagen  vemos el Meandro del Melero, una maravilla geológica esculpida por el río Alagón a lo largo de milenios. Sus impresionantes acantilados y formaciones rocosas te transportarán a un mundo de asombro. La erosión ha creado una serie de piscinas naturales de agua cristalina que son perfectas para un refrescante baño en verano.

La Vera

La Vera cuenta con un conjunto de pintorescos pueblos que te transportarán a épocas pasadas. Plasencia, Cuacos de Yuste, Jarandilla de la Vera y Garganta la Olla son solo algunos ejemplos. Sus calles empedradas y casas de arquitectura tradicional crean un ambiente acogedor para pasear en familia.

Si buscas actividades al aire libre, La Vera tiene mucho que ofrecer. Las gargantas de aguas cristalinas, como la Garganta de la Olla y la Garganta Jaranda, son ideales para un refrescante baño en verano. Además, puedes explorar el Parque Nacional de Monfragüe o disfrutar de emocionantes rutas de senderismo.

La Vera es famosa por su gastronomía. Prueba platos tradicionales como el gazpacho extremeño, el cordero asado y las migas. Los productos locales, como el pimentón de la Vera y el queso, añaden un toque único a las comidas en familia.

Para los más pequeños, La Vera ofrece actividades divertidas como paseos a caballo, visitas a granjas y talleres de artesanía. Los niños disfrutarán explorando la naturaleza y aprendiendo sobre la vida rural.

Valle del Jerte

El Valle del Jerte se caracteriza por sus impresionantes paisajes, especialmente en la época de la floración de los cerezos. Cada primavera, miles de árboles florecen y tiñen el valle de blanco y rosa, creando un espectáculo único en el mundo.

Para los amantes del senderismo, el Valle del Jerte ofrece una red de rutas que te llevarán a través de bosques frondosos, cascadas cristalinas y montañas escarpadas. Las opciones son variadas y aptas para todos los niveles.

El Valle del Jerte tiene una rica tradición cultural. Durante la Fiesta del Cerezo en Flor, los habitantes locales celebran con música, danzas y actividades para toda la familia. Además, las fiestas religiosas como la Romería de San Benito son parte integral de la identidad local.

Para una experiencia completa en el Valle del Jerte, te recomendamos hospedarte en nuestra casa rural. Aquí, la tranquilidad y la belleza natural serán tus compañeras constantes, y podrás desconectar del bullicio de la vida cotidiana.

Granadilla

Granadilla es un pueblo con una historia fascinante que se remonta al siglo IX. Durante siglos, esta localidad fue abandonada y quedó sumergida bajo las aguas del embalse Gabriel y Galán. Sin embargo, en la década de 1960, el pueblo fue restaurado y hoy en día es un testimonio viviente de la historia.

Uno de los aspectos más destacados de Granadilla es su arquitectura histórica. Pasea por sus calles empedradas y admira edificios como la Iglesia de Santa María, que data del siglo XV, y el Castillo de Granadilla, una fortaleza medieval que ofrece vistas panorámicas impresionantes.

Rodeado por el embalse Gabriel y Galán y el Parque Natural de las Quilamas, Granadilla ofrece oportunidades para los amantes de la naturaleza. Puedes realizar paseos en kayak por el embalse, observar aves y disfrutar de la tranquilidad de la vida rural.

Hervás

Hervás es una joya histórica que data de la época medieval. Sus calles empedradas y casas de arquitectura tradicional te transportarán a tiempos pasados. Uno de sus tesoros más emblemáticos es el Barrio Judío, un conjunto de callejones estrechos y sinuosos que albergan una rica herencia sefardí.

Los amantes de la naturaleza encontrarán en Hervás un paraíso. El entorno está rodeado por las montañas de la Sierra de Béjar y la Sierra de Gredos, lo que lo convierte en un punto de partida ideal para excursiones y senderismo. Además, el río Ambroz ofrece lugares tranquilos para disfrutar del agua.

El patrimonio de Hervás es notable. No te pierdas la visita al Museo Pérez Comendador-Leroux, que alberga una colección de arte contemporáneo. Además, la Iglesia de Santa María, de estilo gótico, es un monumento imprescindible para los amantes de la arquitectura.

Sierra de Gata

Entre las Hurdes y nuestro vecino Portugal se encuentra la Sierra de Gata entre robles y olivares.

Posee un importante patrimonio arquitectónico en algunas de sus villas (San Martín de Trevejo, Torre de Don MIguel, Robledillo de Gata…).

Su secular aislamiento la han convertido en uno de los lugares más vírgenes de la península en lo que se refiere a naturaleza y autenticidad de las formas de vida rural.